Wolves at the door (2017)

INFO

1969. Cuatro amigos se reúnen para celebrar una despedida en una casa de campo. Lo que prometía ser una velada divertida se torna en una pesadilla, al aparecer unos extraños que acecharán a los jóvenes.
AÑO: 2017

DURACIÓN: 73 min.

PAÍS: EEUU

DIRECTOR: John R. Leonetti

GUIÓN: Gary Dauberman

MÚSICA: Toby Chu

FOTOGRAFÍA: Michael St. Hilaire

REPARTO: Katie Cassidy, Elizabeth Henstridge, Adam Campbell, Miles Fisher

PRODUCTORA: New Line Cinema

GÉNERO: Home invasion

“-¿Va a doler?
-No, en absoluto.”

Uno de los temas que más me ha enfrentado a mis compañeros de Terror Team es mi solitaria defensa de Annabelle (2014). Lo sé, lo sé, la mayoría de vosotros consideráis este spinoff de Expediente Warren como una de las peores muestras de cine de terror de los últimos tiempos, pero salvando algunas de sus evidentes fallas, yo le encontré ciertas virtudes a la dirección de John R. Leonetti que estoy seguro que, si volvéis a ver la película, sabréis apreciar (o me odiaréis de por vida, también puede ser). El caso es que hace poco me topé con esta Wolves at the door y, viendo que se trataba del nuevo trabajo del director, me aventuré a visionarla para seguir dando la tabarra a mis teammates. Lamentablemente, la jugada me ha salido mal.

Lo primero que diré es que voy a empezar soltando un spoiler. Tranquilos, no es un spoiler que arruine el visionado (de eso ya se encarga la propia película). “Wolves at the door” cuenta el más famoso crímen de la “familia” de Charles Manson, aquel que acabó entre otras con la vida de la actriz Sharon Tate. Ni siquiera estoy seguro de que esto pueda considerarse como spoiler, ya que aunque la película da pistas desde sus rótulos iniciales, incomprensiblemente parece querer ocultar el tema hasta que otros rótulos tras el desenlace nos desvelan la historia real. Yo vi la película sin saber absolutamente nada de ella, y pensé que se trataba de una especie de homenaje más que una recreación de tan infausta noche.

Sea como sea, lo que Leonetti nos propone aquí es un home invasion de manual. Tanto es así que no hay lugar para la sorpresa, resultando toda la película un cliché absoluto. El aparente buen hacer del director queda aquí totalmente enterrado, y salvo algún plano aislado bastante conseguido, todo se desarrolla de manera plana, repetitiva y aburrida. Una de las decisiones más discutibles de la película es la de mantener los rostros de los asaltantes siempre ocultos, cosa que para mi gusto termina siendo contraproducente a la hora de generar tensión, ya que se le quita toda la entidad a unos asesinos que ni siquiera parecen demasiado amenazantes. Incluso hay alguna secuencia que casi parece parodiar algunos de los más gastados clichés del género, con lo cual da la sensación de que la propia película no se toma a sí misma demasiado en serio.

El guión viene firmado por Gary Dauberman, y desaprovecha totalmente el potencial que una historia tan macabra y tan conocida podía haber dado de sí, transformándola en algo anodino y repetitivo. Y ojo, porque este tipo ha metido zarpa en los libretos de algunas de las cintas más esperadas próximamente, como Annabelle: CreationItThe Nun (el cacareado spinoff de la monja de Expediente Warren). Esperemos que haya estado más fino que en «Wolves at the door».
El reparto tampoco sirve para arreglar un poco el desaguisado, y queda encabezado por Elizabeth Henstridge (no, no es pariente de nuestra Especie Mortal favorita), y Katie Cassidy, ambas conocidas por aparecer en diferentes series superheroicas como Agents of S.H.I.E.L.D o Arrow.

 El señor John R. Leonetti debe tener algún tipo de obsesión con “la familia” de Charles Manson, ya que la propia «Annabelle» se iniciaba con una aproximación al tema. Sin embargo, sorprende ver un suceso real tan impactante convertido en una cinta tan sosa y carente de entidad. Mi consejo es que os ahorréis ver esta patraña y que, si realmente os interesa lo que cuenta, acudáis a este megaespecial que se marcó mi compañero Reverendo Wilson sobre el tema.

EN DOS FRASES

Pueden aplicar cualquier sinónimo de “aburrida” para esta película. Tienen ustedes cosas mejores que hacer que ver «Wolves at the door».

PUNTUACIÓN

José Luis Pascual
José Luis Pascual
De niño, un Michael Jackson zombie apareció en la TV y me pegó un susto del que aún no me he recuperado. Mi terapia es consumir terror en todas sus variedades. Soy el escriba del blog “Dentro del Monolito”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *